Boda de Laura y Mario: Seating plan palentino

¡Por fin! continuamos con la boda de Laura y Mario. Una boda que dio mucho de sí, gracias por supuesto a la ilusión que tenía esta pareja de novios, por celebrar su gran SÍ QUIERO en compañía de todos sus invitados.

Como ya visteis en sus invitaciones de boda, esta pareja de novios tiene una afición común muy fuerte; y es el amor por la montaña palentina. De esta forma, quisieron reflejar a través del seating plan, sus rincones favoritos: esas zonas y paisajes donde vivieron recuerdos juntos.

Características de este seating plan, tan especial

En una zona cercana al jardín colocamos todas las tarjetas con los nombres de cada invitado. Adornando con cuerdas, pinzas, madera, flores y plantas silvestres,… Muy de nuestro estilo, no nos vamos a engañar.

En el centro de la mesa veréis un cuadro, fue confeccionado sobre una madera, clavadas puntas y trenzado con cuerda para crear la silueta de esta localización: LA MONTAÑA PALENTINA. Dentro, en pequeñas piezas redondas, estos sitios que mencionábamos antes y que eran importantes para la pareja: El espigüete, La Senda del Oso, El Pantano de Ruesga,… Cada una de estas piezas fue dibujada a mano y digitalizada, grabada en láser sobre madera y pintada una a una. ¿Que conseguimos con esto? Pues que además la pareja se llevó a su casa un bonito recuerdo.

Y en las mesas

En los centros florales que colocó Sánchez Arte Floral, pusimos unas «piruletas» de madera con el mismo dibujo de la entrada. Un toque muy diferente y singular que quedó perfecto.

Espacio de fotografías polaroid

Además, los novios quisieron hacer partícipes en todo momento a sus invitados de la boda, y tuvieron una magnífica idea para conseguir que todos tuvieran recuerdos para llevar a casa. Buscaron, archivaron, removieron, y trabajaron intensamente hasta que dieron con ese instante que en algún momento fue captado con una cámara de fotos.

Nos entregaron todas estas preciosas fotografías, para que fueran colocadas de forma que nadie pasara por al lado, sin llevarse un recuerdo para casa. Estos son los detalles que hacen diferente una boda de otra. 

Un último detalle

Todos los invitados tenían en sus mesas una cajita con chapas de imán. Y no penséis que estaban puestas al azar, este conjunto de chapas tenían frases especiales para cada invitado. Un duro trabajo que hizo sonreír a todos.

¿Quieres unas chapas de imán personalizadas? Pincha en el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *