Boda en el jardín: pros y contras

Los restaurantes y hoteles de celebraciones que más demanda la gente son aquellos que tienen jardín. Las bodas que se celebran en los meses de julio y agosto en estos sitios, es habitual que se reserven con más de 12 meses de antelación, llegando a tener lista de espera de incluso, 2 años. La verdad que tener un espacio donde los invitados interactúan con la naturaleza crea ambientes de lo más idílico en las celebraciones, pero, ¿es todo bueno en ello? A continuación os pondremos los pros y los contras que hay que tener en cuenta a la hora de elegir que tu boda sea al aire libre.

  1. Cuando un establecimiento tiene espacio para celebrar una boda en el jardín, tiende a tener más intimidad el evento.
  2. La verdad que da igual a qué hora sea el convite, que por mucho que se alargue la velada, no hay vecinos a lo que me molestar, u horario tan establecido.
  3. Un baile a la luz de las guirnaldas de una discoteca improvisada en medio del jardín, con todo el mundo descalzo, hace las delicias de los novios y de todos los invitados a los que les aguante el cuerpo.
  4. Las fotografías, videos, y demás retratos que se hagan todos durante el evento, tendrán ese ambiente que crea la naturaleza que siempre logra los mejores momentos. ¡Incluso aunque llueva!
  5. Cuando asisten niños a las bodas, los jardines son vuestro gran aliado; una explanada donde correr y divertirse hará que disfruten más del banquete.

  1. El tiempo es el peor aliado en estas ocasiones; un día gris, con amenaza de lluvia, o simplemente que se levante frío y/o con aire, puede hacer que el banquete se arruine por completo.
  2. El césped y los tacones, sobretodo si son finos, no son una buena combinación. Intentar andar de manera glamurosa es imposible, y hasta los mejores zapatos se estropean.
  3. Alergias, picotazos de insectos, hojas ajenas al menú… hay que reconocer que los elementos externos y los invitados no incluidos en la lista de asistentes pueden producir grandes molestias.
  4. El tono de voz para que los comensales de la misma mesa te escuchen ha de ser más alto que de costumbre. ¿Qué os toca en la mesa del fondo? Llevaros un megáfono para gritar ¡vivan los novios!
  5. Con la gran demanda de estos restaurantes, es habitual que celebren dos bodas por día, o incluso 4 bodas en el fin de semana, por lo que si esto sucede en el tuyo, el límite de hora puede ser un poco molesto.

Todo tiene solución

La verdad que los hoteles y restaurantes que disponen de jardines solventan la mayoría de los problemas con alternativas, como por ejemplo; si hace mal tiempo, suelen tener un recinto cerrado dentro del mismo establecimiento para celebrar el banquete en interior, o incluso ponen una carpa cerrada que proteja a los invitados.

Otros lugares de celebración

Hay que tener en cuenta que existen multitud de restaurantes y hoteles donde celebrar vuestra boda. Hay algunos que por situación, no disponen de un jardín suficientemente amplio, o de un patio reservado. ¡No los desechéis a la primera! Os aconsejamos que los visitéis y veáis opciones, os pueden llegar a sorprender mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *