Candy Bar: colocación de dulces

En toda boda, por mucho que se haya comido en el banquete, a la hora de baile apetece algo de dulce. Con las copas parece que entra mejor, y cuando baja un poco la comida de los primeros platos, el estómago empieza a querer más. Es ahí cuando se agradece tener a mano un candy bar.

Colocación de los dulces

Nuestra pareja había comprado las chuches que querían poner, así como los botes o tarros donde irían colocados, y sólo les hacían falta unos cuantos cup cakes, unas galletas y la colocación de todo el día de la boda. Sin dudarlo, contaron con nosotras para hacer que hiciésemos este servicio, y en seguida nos entendimos a la perfección para el estilo que deseaban en su día.

En ocasiones, hay parejas que piden ayuda de un familiar o amigo para preparar los últimos detalles, pero la verdad que el día es para que todo el mundo disfrute, por eso, los novios nos contrataron para que todo estuviese perfecto, ya que no por tener poco presupuesto, merezca menos cariño nuestro servicio.

Para decorar y dar un poco de vida a la mesa, colocamos algunos detalles; una guirnalda indicando el lugar, unos pompones a juego con los colores escogidos por la novia, unos recortes espolvoreados por la mesa, y mucho mimo a la hora de disponer los lograron un resultado de lo más satisfactorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *