Diario de Novia: Las flores y decoración

ramo de novia
Mi ramo de novia fue PERFECTO

Si me preguntas sobre flores, desconozco casi todas las familias de espermatofitas (buscada definición en wikipedia) que pueden existir o que simplemente tenga mi madre plantadas en su jardín. Me gustan las que huelen bien, o que simplemente son bonitas; lo que entiendo viene siendo bastante subjetivo en cuanto a gustos. Por lo que entenderás que no tenía ni idea sobre qué poner en la Iglesia el día de mi boda, qué llevar agarrado en la mano y ni mucho menos qué podía poner mi actual cuñado en el restaurante.

¡Sí! En eso he tenido mucha suerte, y es que a pesar de no tener conocimientos, ni gusto sobre la materia, tengo al mejor florista de toda España en mi propia familia. Así que no te cuento lo que descansé en este aspecto.

Familia florista; ventajas vs inconvenientes

ramo perfecto de noviaEs probable, y muy frecuente, que tengas un hermano, primo, amigo que disponga del servicio que tú deseas contratar. Además, es también factible el hecho de que no te guste lo que haga, que te parezca caro, o simplemente que no quieras pringarle en ese día.

Este último, fue nuestro caso.

Mi marido no quería que su hermano, que ya disfruta del placer de trabajar en cientos de bodas durante el año, participara (trabajando), de la nuestra.

Está claro que amo su trabajo, cuando anuncié en la selección de servicios que es el MEJOR en el arte floral, no lo digo por cumplir, LO ES. Por lo que me encontraba en una situación difícil….

–Querido Rober, hazme SÓLO el ramo de flores (“por ahí si que no pasaba, era mi ramo”).
Y aquí su contestación.
–Ni muerto dejo que nadie más ponga una sola flor ese día.

Así que otra cosa solucionada.

El ramo, la decoración y las sorpresas

Como te comentaba, ni idea sobre flores. Pero si he mirado y requetemirado mil veces los ramos que mi cuñado pone frecuentemente en facebook, un placer para la vista. Sólo tuve que pasarle dos de sus ramos para que entendiera por donde iban mis gustos, y ese día, ahí estaba. Un ramo pequeño lleno de flores blancas, perfecto para mí.

Para la iglesia, decenas de jazmines que embriagarían con su olor ese pequeño recinto de piedra; anécdota, demasiado frío debido a una ventana abierta, hizo que no olieran como esperábamos. ¡Pero ahí estaba la intención! Hiedra colgando de esos pequeños ventanucos, rosas blancas, velas y las orquídeas blancas adornando los mejores rincones.

Y en el restaurante… un centro floral en cada mesa sorprendente; pequeñas probetas con flores dentro, colocadas en viejas tablas de madera. ¿Y ves esas lámparas con el número dentro? Eso fue la mitad, trabajo mío. Diseñé estos haces de luz con detalles de la propia iglesia: capiteles, imágenes arquitectónicas, columnas,… Y mi hermana creó el resto. No necesitábamos más.

¡O eso pensaba! Pero cuando vi esas preciosas letras gigantes adornadas con musgo y margaritas por dentro,… ains que emoción. ¡Nosotros no teníamos ni idea de esa sorpresa! Todo el mundo jugó con ellas, se hizo fotos y disfrutamos como niños. Son pequeños momentos que no olvidaré.

Que tu hermana y tu cuñado hagan el tonto contigo ese día, no tiene precio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *