Diario de Novia: Los complementos

Sin ellos no sería lo mismo

Hace poco os hablaba de lo importante que es el vestido de la novia, sobretodo para la Novia. Tiene que hacerte feliz y sentirte cómoda todo el día, de esta forma, disfrutarás de cada segundo y además, lo trasmitirás a todos tus invitados.

Pero el vestido no lo es todo, creo que igual de importante para que tu modelo elegido te haga única, son los complementos, esos pequeños o grandes detalles que te harán deslumbrar. Aquí van mis consejos.

Empecemos por los pies: los zapatos

Creo que mis pies son la parte que más sufre en cualquier evento; tacones imposibles, pieles nuevas que no estiran, ampollas y roces,…. resumen, cambio de zapatos en algún momento del día. Y no estaba dispuesta a sufrir el mejor día de mi vida.

Como ya os he comentado anteriormente, mi base fundamental es estar cómoda y encontré las mejores sandalias del mundo para el día de mi boda. PITILLOS es su marca, fabricadas en España y apta para todos los bolsillos. Me las puse a las 12pm y no me las quité hasta las 4am, ¿qué más puedo contar?

No es el típico zapato de novia, es mejor; tacón mediano y de madera, plantilla esponjosa, piel blandita… por lo que además, espero disfrutarlas muchos veranos.

¡Fuera velo!

Tocado en lugar de velo

Cuando eliges los detalles que llevarás el día de tu boda, hay que pasar por el momento velo, ¿lo quería? ¡NO! Y qué claro lo tenía.

Para mí es algo que no me aportaba nada, y buscaba un estilo propio; rejilla y un tocado bonito. En esto ya me dejé aconsejar, y fue una decisión perfecta.

Durante la ceremonia la rejilla cubría mi cara, algo que al principio me daba miedo, no quería perderme nada, pero esos amplios agujeros dejaban ver todo y a todos.

Y para el cóctel y resto de la fiesta, me ayudaron a colocarlo para que fuera un bonito tocado. Comí, bailé, reí y disfruté como una loca sin preocuparme para nada de mi pelo.

¡Dos complementos en uno!

 Una rebequita que en el norte refresca

El día de mi boda era el 30 de abril, en el norte de Palencia, no pretendo engañar a nadie, hizo “fresquito”, pero no es un problema si ya sabes que el tiempo es así. Desde el principio tuve claro que quería un echarpe de lana, encontré fotos por internet, y el resultado fue mejor de lo que imaginé.

Un “jersey” de lana que al caer por la espalda dejaba ver el motivo floral de mi vestido. Sigo pensando que una boda es para disfrutarla haga el tiempo que haga, y si eres capaz de encontrar un complemento ideal para tu “inclemencia” puede resultar al final, el detalle perfecto para ir única ese día.

No quiero olvidar el detalle de que es un complemento que si eres mañosa, lo podrás hacer tu misma. Yo lo encargué, y además de resultar económico, es algo que podré usar muchísimas más veces.

Por último, lo más importante “El broche de madera”

Este detalle seguramente pasó desapercibido para la mayoría de los invitados, no importa, sólo tenía que entenderlo yo, y me hizo muy feliz. Semanas antes de la boda, hablé con mi chico –Necesito que me hagas un “broche” de madera–. Un domingo por la tarde cogimos un trozo de madera, y empezó a tallar. ¿Una hoja? ¿Una rana? da igual. Reímos y disfrutamos de un momento en pareja antes de la boda.

Fue un detalle que el día de la boda tenía luz propia.

Broche de madera


Fotografías: mirrorsfotoyvideo.es


MI CONSEJO

se feliz el día de tu boda

Limítate a disfrutar cada segundo,
pasa muy rápido.

Olvídate de complacer a los demás,
se fiel a ti, a tus gustos,
si lo consigues,
verás como tu pareja también vive una experiencia única a tu lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *