Diario de Novia: Los niños

Da igual la edad, una boda es para disfrutarla

¡Sí! Los niños pueden ser una alegría en cualquier boda o una imagen perfecta enmarcada en una fotografía. Pero seamos sinceros, ¿quién no ha estado en una boda, donde esas pequeñas personitas van corriendo por el recinto, riendo y jugando entre los camareros? O, dan la comida al resto de la mesa siendo el centro de atención con sus pequeñas travesuras. O, al final los padres piensan que es mejor dejarlos en casa de los abuelos mientras ellos pasan un día de fiesta.

Nosotros también tuvimos que decidir cómo encontrar la conexión entre una celebración de adultos, y una fiesta para los más pequeños. Nos planteamos varias opciones, para terminar escogiendo la nuestra. ¡El Gusanito!

Barajar opciones

Antes de nada tengo que anunciar que a nuestra boda fue de 104 personas, entre las cuales 12 eran niños con edades comprendidas entre 2 y 10 años, + dos bebés. Por lo que entenderás que había mucho que pensar.

  1. Mesa de niños: Esta opción es una idea idílica. Los novios se sientan en frente de una mesa de niños, y en la que esperas que se mantengan ellos solos durante toda la comida. ERROR. Son niños. Como mucho aguantarán 5 minutos, los que tardan en localizar a sus padres e irse corriendo a por ellos.
  2. Mesa de hijos con sus padres: Bueno es una opción, pero, ya he estado en más de una reunión de adultos con hijos en las que el pequeño pasa a ser el centro de atención de la velada. El adulto no se entera de la fiesta, el pequeño tampoco es que esté mucho más cómodo, y acaba por resultar un tostón el evento en sí.
  3. Niños, a vuestras casas: Existen mamás que me dijeron que dejaban a sus hijos en casa, y a nosotros nos parecía que una celebración de este tipo es para que toda la familia esté implicada. Lo entiendo si esa familia tiene que hacer un viaje largo, y bueno, puede ser más disgusto que fiesta, pero había que buscar otra opción.
  4. ¡Cuidadoras! Personas contratadas para que todos los pequeños pasaran el mejor día de su vida, y por consiguiente, el de sus padres. Tener a una o varias personas pendientes de entretener a los niños, de darlos de comer, de que jueguen entre ellos, es la mejor opción que podíamos escoger. Ahora te explico lo que “El Gusanito” consiguió en 4 horas que pasaron rapidísimo.

Disfrutar adultos y niños

Esto es lo principal, que todo el mundo disfrutó de cada segundo de la comida, de los acontecimientos y de las anécdotas. Que nadie tuvo que preocuparse por los más pequeños, aunque los tuvieron siempre a mano para ir a echar un ojo.

Sí, no estuvieron en la misma sala que nosotros comiendo. ¿Por qué? Porque sino el trabajo de El Gusanito habría sido mucho más difícil, los padres habrían querido darlos de comer, o les habrían sonreído, y los niños no habrían podido evitar ir corriendo con sus padres.

Nuestra experiencia

En nuestro caso decidimos que los pequeños participaran de la celebración religiosa. Después el cóctel sería pura fiesta para todos. El Gusanito apareció en escena. ¿Cómo? En forma de dos chicas que se fueron llevando uno a uno a los más pequeños. Los “peques”, tenían unas chapas como el resto de invitados, con sus caritas y el nombre del canijo, de esta forma estaban todos localizados y podíamos empezar la fiesta de adultos.

  1. El Gusanito les dio la comida. Ellas se encargaron de dar el coctel y comida a los más pequeños.
  2. Los peques jugaron. El Gusanito se encargó de llevar material suficiente para todos. Es un alivio para los novios no tener que organizar además, algo para que los pequeños estén entretenidos.
  3. ¡El Gusanito cambió pañales! Si no eres mamá o papá, esto te parecerá una tontería, pero creedme que es raro que un servicio de niños haga este trabajo. Nos sorprendió, y les damos mil gracias por ello.
  4. Volvieron cansados. Y esto, además de bonito porque sabes que tu hijo lo ha pasado en grande, es un alivio para los padres. ¡En la fiesta ya volvían los niños! Sus caras irradiaban felicidad. Los pequeños se quedaron dormidos en sus carritos. Bueno, los hubo que entre sillas o en los brazos de sus padres… ¿Y los mayores? Todavía tenían ganas de bailar, reír y disfrutar con el resto de adultos.

Niños en boda


Por último, aquí os dejo todos los datos de este maravilloso servicio.
Gracias a ellas conseguimos que TODOS participaran
y disfrutaran de la boda como NIÑOS

FacebookWeb
T. 979 75 09 11 • Calle Mayor Antigua, 58-60. 34005 Palencia


2 Comments

  • El que los niños tuvieran atención personalizada e independiente de los mayores. Un gran acierto para ellos y sobre todo para los mayores. Un 10.

  • Muchisimas gracias a vosotros por confiar en nuestro servicio. Para el equipo de El Gusanito es un reto cada boda y cada evento, por el lugar, los niños, los padres….pero es nuestra tarea desde nuestra experiencia hacer que ese dia sea especial e inolvidable para todos. Gracias mil!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *