Invitación en botella: para ceremonias de arena

Ya podemos confirmar, que el 2018 ha sido el año de las ceremonias de arena. Un símbolo de unión en muchas parejas, que querían de una manera original, celebrar su enlace.

Empecemos por el final

Así se celebró esta especial boda, con dos personas que se conocían desde siempre, y que por fin daban el gran paso. Sólo querían algo sencillo en un entorno espectacular; un momento de conexión, en el que sus voces prometieran lo que sus corazones pedían. Encontraron en este tipo de ceremonia de arena, la forma de representar esa unión, la manera de que su boda, fuera tal y como ellos habían imaginado.

Y como de un buen libro se tratara, donde se empieza contando el final de una bonita historia, pasamos a detallar como comenzó todo…

Nuestra temática estará rodeada de arena

Teniendo clarísimo el concepto de su boda, se presentaron en 2brain.es con las ideas definidas; invitaciones de boda en botellas. Así da gusto. Un poco más complicado fue encontrar las botellas en sí, porque muchas veces, y como fue en el caso, los tiempos son ajustados, y los proveedores a veces fallan. Ya teníamos unas botellas escogidas, y en el último momento, NO QUEDABAN! Pero gracias a que tenemos parejas estupendas, hayamos la solución. Ellos mismos encontraron otras; botellas pequeñas, cuellos estrechos y largos, tapón de corcho… preciosas!

El contenido de la botella tiene elementos especiales, que hacen que sea una invitación que todo el mundo conserve en un rincón de su casa. Arena de una playita de Santander, una planta seca con pequeñas florecillas blancas, un pergamino con todos los bordes troquelados… Cualquiera diría que esta botella vino directa del mar, para que el invitado la encontrara.

El pergamino tiene toda la información relevante para la boda, de esta forma, aunque estamos tratando de una manera tan original el enlace, tenemos que poner bien claro al invitado donde se celebrará todo. De ahí, los detalles de dibujos de los edificios donde se celebrará este momento. Teléfonos, horarios, fechas,… nada queda en el olvido.

¿Y a quien va dirigida esta botella?

Para que todo fuera mucho más personal, se colgó del cuello de la botella una tarjetita con el o nombres de los invitados. Como broche, veréis en detalle, que colgamos unas estrellitas de mar, grabadas sobre madera, las iniciales de la pareja. Un recuerdo más para guardar.


PD. Si estáis pensando en realizar vuestras propias invitaciones de boda de esta bonita forma. Si el cuello de la botella es muy estrecho, tendréis muuuuchos problemas para meter vuetros pergaminos atados. Todo consiste en un poco más de paciencia y quedarán perfectas.

En nuestra web, encontraréis el precio de esta invitación (sin incluir la botella), así podéis haceros una idea de cuanto os pueden costar vuestras propias invitaciones. Y si lo preferís, podéis escribirnos y os pasaremos un presupuesto a medida encantadas.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *