Los invitados de la boda: asistencia

Desde hace un par de años, muchas de nuestras parejas (por no decir todas) nos cuentan el mismo problema en referencia a sus invitados: “no nos han dicho si vienen o no”. Claro, esto no sería ningún conflicto si todavía quedan meses, pero en algunos casos, hablamos que desconocen el número total de invitados ¡a días de la boda!

Las bodas han cambiado muchísimo a lo largo del tiempo. Hace 30 años, los banquetes eran mesas alargadas, donde la gente se sentaba donde quería, y nunca se sabía cuánta gente acudiría a la boda exactamente. Esto llevaba a que se hiciese comida en exceso, y se malgastase recursos innecesarios. Hoy en día, todo lleva su protocolo. De esta manera, no se desperdicia la comida, y todo el mundo disfruta del banquete sin aglomeraciones ni prisas.

La preparación del banquete para la boda

A los restaurantes, hay que indicarles el número final de comensales de la boda. Obvio, ¿verdad?

Nadie quiere quedarse sin plato en ese día.

La mayoría de los restaurantes te dan de margen hasta 7 días antes de la boda para que les indiques cuántos invitados van a acudir. De esta manera, no se desperdicia la comida en exceso. ¿Qué pasa si varía ese número el día de la boda? Hasta la fecha, nos hemos encontrado con tres escenas diferentes:

  1. El restaurante permite hasta 4 ausencias, a partir de la 5ª, los novios han de abonar el total del menú de los invitados que falten.
  2. Se cobra el 50% del menú de todos los invitados que falten.
  3. Los novios pueden indicar hasta 3 días antes de la boda cuántos comensales acudirán, pero se abonará el importe total aunque no hayan acudido algunos invitados.

Colocación de los invitados en el Seating plan

Todo Seating plan lleva muchos quebraderos de cabeza; si se quieren mesas redondas o cuadradas, lo aconsejable es de 8-10 comensales por mesa, llegando a ser hasta 12 dependiendo del tamaño de la mesa. Es ahí cuando juntas parejas y separas grupos. Todo, en beneficio de la comodidad de todos.

Nosotras, pedimos el listado de las mesas como máximo a 15 días antes de la boda. Sabemos que habrá cambios, pero esperamos que sean los mínimos para así, quitar preocupaciones a los novios, y tener todo controlado antes del evento.

El problema viene cuando los cambios son ¡el día antes de la boda! Sí, hemos tenido parejas que, a menos de 24 horas de darse el sí quiero, unos invitados les confirmaban la asistencia. O, en otros casos, había que quitarles de alguna mesa, y hacer reestructuración de invitados. Como comprenderéis, esto es un estrés innecesario para todos; novios, y proveedores.

¿Cuándo debo decir a los novios si voy o no a su boda?

No esperéis a que los novios os llamen. Lo ideal, es avisar 1 mes antes. Sí, a 30 días de la boda, si no antes, llamad a los novios e indicar vuestra asistencia.

¿Y si no puedo ir, también aviso con tanto tiempo? Sí. No pasa nada si no podéis ir, los novios lo entenderán. Es mejor avisar con tiempo, que darles una sorpresa desagradable ese día, o la última semana.

Casos excepcionales

Todos sabemos que hay “casos excepcionales”. Invitados que quieren ir, pero que hasta a última semana no sabrán si les cambiarán el turno para ir a la boda. En otros casos, las enfermedades juegan malas pasadas. También tenemos los que tienen viajes pendientes, y no saben si los podrán cambiar. No hay problema. Siempre, comentádselo a los novios con suficiente tiempo. Así evitaréis muchos problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *