La figura del Wedding Planner: escoge al mejor

Nunca eres consciente de la infinidad de cosas que tienes que hacer a la hora de organizar una boda, hasta que te toca preparar la tuya. Como invitado, sólo ves las cosas superficiales, las propias del famoso “día B”, e incluso no caes en cuenta de todos los detalles que se han llevado a cabo. Aquí os contaremos qué es un wedding planner, para qué es un wedding planner, y lo más importante para muchos, como escoger al mejor.

¿Qué es un wedding planner?

Un wedding planner, es un profesional que se encarga de asesorar a los novios, gestionar los posibles conflictos que se den en la preparación de la boda, y supervisar que todo salga lo mejor posible en base a lo planificado.

¿Por qué un wedding planner?

Esta figura está siendo muy demandada en la actualidad, sobretodo en aquellas parejas que no disponen de mucho tiempo para realizar todo lo que querrían, o que se ven perdidos entre tanto abanico de posibilidades. El wedding planner sabe qué sectores son necesarios para toda boda, e incluso con qué tiempo de antelación se ha de contratar los diferentes servicios.

Quiero al mejor

Cada día son más las personas que se especializan en el sector de bodas, para aconsejar a los novios sobre su día y lo que es mejor para ellos, pero, ¿todo el mundo vale? Nosotras creemos que no.

A lo largo de nuestra experiencia trabajando con novios y diseñando bodas, nos hemos dado cuenta de los principales problemas que se encuentran los novios para conseguir lo que desean, y en muchas ocasiones la mala gestión de algún profesional es lo que frusta a las parejas.

Aquí os contamos el decálogo de lo que tenéis que buscar en un wedding planner:

El wedding planner os debe asesorar y aconsejar sobre lo que vosotros queréis. NUNCA escoger por vosotros temas importantes de vuestro día (a no ser por petición expresa vuestra)

No creemos que sea necesario tener mil cursos y/o titulaciones sobre bodas y planificación de eventos, pero sí que creemos que debe saber qué es lo que es tendencia en la temporada, algo de protocolo, y por supuesto, tener mucha creatividad.

Un wedding planner tiende a trabajar con determinados especialistas de los diferentes sectores, sobretodo cuando anteriormente ha trabajado bien con ellos y han sabido comprender las exigencias de la pareja. Esto no quiere decir que sólo tenga que trabajar con ellos. Si vosotros queréis otra empresa, o deseáis un servicio que ella no maneja, debe saber colaborar con ellos y no entorpecerles en su trabajo.

Es importante tener accesibilidad a aquellos elementos que vosotros como pareja no podéis; proveedores, materiales, atrezzo…

Si no se tiene cuidado, una boda puede dispararse y sobrepasar el precio estipulado. Un buen wedding planner ha de ajustarse al presupuesto e informar en todo momento a los novios de los posibles contratiempos que surjan.

La boda es vuestra, y sólo vosotros sois los protagonistas. Un wedding planner ha de estar en la sombra, ser discreto y conseguir realizar su trabajo sin llamar la atención, sobretodo en el día específico de la boda.

Es imposible estar en dos sitios a la vez, por lo que tenéis que aseguraros de que esté disponible para vosotros en función de vuestra demanda. Si ha de estar todo el día de la boda en vuestro evento, NO puede desplazarse hasta otra, hasta que no haya terminado su trabajo.

Este es uno de los puntos más difíciles. Que vosotros queráis todo, no significa que se pueda conseguir. El wedding planner también ha de saber haceros entender por qué no se puede realizar algo, y buscar alternativas que sean más factibles a vuestras necesidades.

La boda perfecta es imposible, siempre habrá algo que no salga como se hubiese esperado, o incluso que no se pueda realizar. Aquí es cuando la creatividad de un wedding planner ha de salir, para solventar aquellos contratiempos que puedan surgir. Quedarse en blanco no es una opción.

La relación entre la pareja y el wedding planner tiende a formar una amistad y complicidad. No hay que olvidar que hay un contrato por medio y que es un servicio que se ofrece, por lo que la profesionalidad siempre ha de estar vigente en todo momento.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *